LA LARGA MARCHA ROJIBLANCA

21 05 2010

Mas que hablar del partido, que todos vimos, me gustaría destacar lo mejor de la jornada del pasado miércoles. Me refiero al ambiente que generó la copa del rey por toda Barcelona y, especialmente, en la plaza de España y alrededores que era donde estábamos situados los seguidores rojiblancos. Es difícil transmitir el buen rollo y la solidaridad desplegada por la hinchada ese día, pero se intentará. Yo y mis colegas llegamos a mediodía en varios medios de transporte. Yo llegué en avión desde Madrid y prácticamente todos íbamos al partido. Hubo hasta una anécdota, al levantarse un pasajero y declarar públicamente que se había dejado la entrada en casa. Bajó del avión y se fue a por ella con la esperanza de que le cambiasen el billete por otro que saliese más tarde. No sé si llegó a tiempo. Otros colegas fueron en coche y nos dijeron que la carretera era una fiesta rojiblanca donde todos se pitaban al irse adelantando. Lo mejor fue al pagar los peajes. De algunos coches empezaron a salir cánticos que fueron seguidos por los demás, haciendo el pago algo más llevadero. El caso es que ya estábamos en Barcelona y habíamos decidido pasarlo bien fuese cual fuese el resultado del encuentro. Estuvimos por la plaza de España comiendo, bebiendo, saludando a los amigos y conocidos y cantando todo el repertorio de la grada sur. Las escaleras que suben a Montjuic eran una marea rojiblanca. Era impresionante verlo de lejos. Llegaba a emocionar, tanta gente que compartía los mismos anhelos y esperanzas deportivas. Sobre las siete y pico la gente empezó a moverse hacia el Nou camp. Para allá fuimos. Como el metro estaba colapsado se decidió ir por arriba cogiendo la carrer de les corts, que por cierto es enorme. Esta fue la gran marcha rojiblanca. Nunca en un partido o prepartido me lo había pasado tan bien. Éramos miles los que íbamos por la calle parando el tráfico para el estupor de los barceloneses. Ante tanta gente los coches no podían avanzar e incluso algunos se apuntaron a la fiesta pitando y deseándonos suerte. Es curioso, pero el Sevilla no es un equipo que caiga bien a la gente y los catalanes estaban con nosotros. La marea roja y blanca se desplazaba de forma lenta pero segura cantando y bailando. Los vecinos sacaban sus banderas del Barça y alguna bandera catalana que otra, y nosotros, siempre de buen rollo, cantábamos “que viva España”. Para regocijo de la parroquia catalana les deleitábamos con “quien no salte madridista es” a lo que ellos se sumaban desde los balcones. Se me acercó un chico a pedirme fuego y  le comenté que era una pasada lo que estábamos viviendo, a lo que me respondió que si para mí era una pasada que me imaginase lo que significaba para él ya que era de Linares (Jaén) y no estaba acostumbrado a ver tanta gente. Dentro de lo que yo vi no hubo incidentes dignos de señalar excepto el cabreo de los conductores lo cual es comprensible. Con esta fiesta llegamos al campo del Barça a ver a nuestro equipo rodeado de los nuestros. Tenía unas ganas inmensas de entrar. No había estado nunca en el Nou camp y quería verlo. Siendo sincero, me esperaba que fuese algo más grande, pero me encantaron sus instalaciones (¡los servicios estaban limpios!)  y lo bien organizados que están.  Del partido mejor no voy a hablar. Ya vimos lo que pasó. Si quiero hablar del final del partido y del comportamiento de nuestra afición. No se paró de cantar y animar a pesar de perder. Casi ni se oía a los sevillistas, a los que felicito por el título. Son esos momentos los que hacen que el fútbol adquiera unas connotaciones que se salen de toda explicación razonable. Me emocioné. Hubo momentos que no me salía la voz. Los jugadores estaban destrozados por la derrota pero flipaban con su afición a la que regalaron varias camisetas. Fue una pena no ganar la copa. Pero me volví para Madrid con la impresión de que habíamos ganado algo más que un mero trofeo. El convencimiento de que nosotros somos los que hacemos grande a este club.





DOS MEJOR QUE UNA

29 04 2010

Hoy se juega nuestro equipo el pase a la final de la UEFA contra el Liverpool. Si nos lo hubiesen dicho en enero no nos lo hubiésemos creído. La capacidad del Atleti para ser imprevisible no parece agotarse. La posibilidad de jugar dos finales en un año tan desastroso como este parece sacado de la película más surrealista que pueda existir. La verdad es que llegar tan lejos en cualquier competición es reconfortante para todo aquel que le guste el deporte y si se consigue algún título, mejor. La pena de nuestra situación es que tenemos la sensación de haber llegado hasta aquí de la mano de la divina inspiración de nuestra plantilla y no fruto de un buen trabajo durante toda la temporada. Una vez un amigo me dijo que lo importante son los resultados. No estoy de acuerdo. Por eso aunque ganemos algo este año la temporada seguirá siendo una chapuza y una verdadera mierda. Dos años seguidos en Champions deberían de haber servido para formar un equipo con personalidad y carácter. Con eso no digo que a la tercera tendríamos que haber ganado la Champions. No. Lo que quiero decir es que tras tres años vamos a peor en lugar de mejorar. Me di cuenta ayer viendo cómo perdía el Barcelona. A pesar de no pasar no se les puede reprochar nada. Han podido llegar a la final y están en posiciónes para ganar la Liga. Practican un gran fútbol y hacen soñar a su afición con el reto de volver el año que viene a por todas. ¿Y nosotros?. Si nos clasificamos para la UEFA es porque ganamos la final o porque el Sevilla se ha clasificado para Champions si no ganamos. De Champions ni hablar y las perspectivas de hacer algo decente el año que viene son bastante peregrinas. Nuestro espejo debería ser el Arsenal. Es un equipo que con Wenger no ha ganado nada, pero todos los años opta a todo y juega un fútbol muy bonito para la afición. Ojalá algún año podamos formar un buen equipo que nos dure mucho tiempo y nos divierta con su juego. Que ir al Calderón no se convierta en un tostón y podamos soñar con conseguir marcar una época en el fútbol europeo. Como esto va para largo, de momento,nos veremos esta tarde el partido contra el Liverpool esperando poder llegar a la final.





RECUERDOS

18 02 2010

Tras la definitiva clasificación del Atleti para la final de copa y las polémicas declaraciones de Cerezo diciendo que el Madrid tiene ganados los seis puntos que juega contra el Atleti, me ha sido imposible no recordar la final de copa de 1992 contra el Madrid en el Bernabéu (¿alguien da mas?). Esa temporada, la 1991-92, ganamos al Madrid en el Calderón por 2 a 0 y perdimos en el Bernabéu a falta de cuatro jornadas para acabar la liga y a sólo un punto del Real Madrid. Ese año el Barça ganó la liga en la última jornada tras perder los merengues en Tenerife y al año siguiente volvería  pasar lo mismo. La final se jugaba con el Madrid enrabietado por perder todos los títulos a los que optaba (ese año le tocó perder en la UEFA contra el Torino). Sólo le quedaba la copa del rey para enmendar un año en “blanco”. Por nuestra parte también era el único título que podíamos ganar después del robo que nos hicieron en el Bernabéu al no pitar un penalty de Sanchís a Sabas y con un gol de Luis Enrique (tu padre es Amunike) en fuera de juego. Nos habríamos puesto por delante del Madrid y nos habríamos jugado la liga con el Barça. En la Recopa ganamos por 3-0 al Manchester United en el Calderón y logramos un empate a uno en Old trafford, para luego perder en cuartos con el Brujas.

El partido tuvo lugar el 27 de junio de 1992 y las alineaciones de ambos equipos eran:

Por el Atlético de Madrid: Abel, Tomás, López, Donato, Solozábal,Soler, Vizcaíno, Schuster, Futre, Manolo y Moya. Por el Real Madrid: Buyo, Chendo, Sanchís, Tendillo, Villaroya, Michel, Hierro, Milla, Hagi, Luis Enrique y Butragueño.

Recuerdo el momento de entrar al campo y de situarnos detrás de la portería. El grado de excitación era total. La mitad del campo estaba lleno de madridistas y la otra mitad era para nosotros. Cada zona del campo mostraba sus colores a la otra y nos dedicábamos cánticos los unos a los otros (Manolo pichichi, Hierro subnormal). Todo empezó bien, el Atleti dominaba y a los siete minutos una falta lanzada magistralmente por Schuster nos dio el primer gol… un golazo. El Atleti siguió dominando, pero el resultado era muy corto y con el Madrid no te puedes dormir en los laureles, teníamos que conseguir alguno más. A la media hora en un pase en profundidad, un poco escorado a la izquierda , se escapa Futre y de un zurdazo se la cuela a Buyo por la escuadra. Impresionante. No sólo dominábamos, íbamos ganando. Todos nos abrazábamos locos de contentos con gente que no conocíamos de nada. Es lo que tiene el fútbol. Recuerdo un chaval que nos intentaba convencer de que no estaba ganado todavía y menos contra el Madrid. Un arreón de los suyos podría tener consecuencias graves para nuestro equipo. El Atleti seguía dominando y las ocasiones llegaban, pero no se materializaban. El tiempo avanzaba y todo estaba a nuestro favor, el juego y el resultado, sólo un desastre podría dar al traste con la victoria. Cuando faltaban veinte minutos para acabar el partido nos pitan un penalty en contra. Hasta ese momento nuestra mitad del campo era la única que animaba y mostraba sus colores. Al pitar el penalty la mitad madridista estalló de júbilo y nos enseñaron todas sus banderas. Lo que más temíamos era que el Madrid entrase en el partido y nos diese problemas en los últimos minutos, y nuestros temores se habían convertido en realidad. Entre nosotros reinaba el silencio  esperando que Michel lo fallase. Coloca el balón en el punto de penalty, se coloca el pantalón y la camiseta, se atusa el pelo,coge carrerilla, dispara y ….  ¡Abel se lo para!. Todas las banderas del Madrid cayeron para no volver a levantarse y las nuestra se alzaron. Estábamos locos de alegría. Hasta el chaval que nos pedía calma estallaba en un ¡ahora sí! ¡ahora sí! ¡hemos ganado!. Y así fue. Ganamos al Madrid en su casa poniéndole la puntilla a una temporada terrible para ellos. Sin duda creo que para mí es el título que mejor me ha sabido, más que el doblete. Espero que podamos vivir algo por el estilo contra el Sevilla. Yo de momento, ganemos o perdamos, la voy a disfrutar a tope. Una final. Por fin.





ATLÉTICO DE MADRID 2 – BARCELONA 1

15 02 2010

Partidazo de los nuestros. Me gustó todo el equipo. Hasta Perea. Anulamos al Barcelona en todas las facetas del juego. Pero con lo que me quedo es con lo concentrados que estuvieron los jugadores del Atleti. Jugaron muy juntitos en defensa, no dejando huecos para que el Barça hiciese de las suyas. Lo ideal sería que jugasen tan concentrados todos los partidos, pero eso lo tienen que demostrar en los próximos encuentros, sobre todo con el siguiente que es contra el Almería. Jugando así lo único que podemos hacer es ascender en la clasificación. Cada vez me gusta más la pareja que forman Tiago y Assunçao, presionan y reparten juego. Lo bueno de ayer es que Reyes y Simao jugaron más como centrocampistas que como volantes y se notó a la hora de defender y presionar. Ahora les queda hacerlo en todos los partidos, la putada es que uno no sale tan concentrado contra el Almería como contra el Barça. Reyes se salió, sólo le faltó meter un gol. Lo de Siamo con las faltas es de nota, vaya golazo. Ujfalusi se mata corriendo e incorporádose arriba durante todo el partido. De Gea sigue creciendo, se hizo unas cuantas paradas meritorias. El Kun en su línea, sólo le faltó el gol y Forlán aprovechó la ocasión que tuvo, pero sigue estando flojo. En resumidas cuentas, un clásico que nunca decepciona, fútbol de nivel y goles. Solo que esta vez el marcador se decantó por el Atleti.





A LA FINAL

5 02 2010

Fuimos al campo a pesar de que no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar. Esta temporada en Atleti nos está deleitando con una de cal y otra de arena, cuando no, dos de arena. Me sorprendió la cantidad de aficionados del Racing que se habían desplazado para el partido un día de diario. Tiene mérito. La copa es la esperanza de los desposeidos, de los humildes, de los que no pueden alzarse con títulos mayores y ven en esta competición el camino más corto para la gloria. Nosotros estamos en esa situación, aunque no por desposeidos o humildes, sino por la mala gestión de un club grande venido a menos. Teníamos una oportunidad de llegar a una final tras tantos años de sequía, de quitarnos ese mal sabor de boca de temporada tras temporada, de volver a sentir ese sudor frío cuando te lo juegas todo a un partido, cuando el paso de la gloria al fracaso se decide en 90 minutos. Siendo sincero, me daba miedo cagarla contra el Racing y quedarnos apeados a un solo paso de la final. No sabía la cara que iba a mostrar el equipo, si jugarían bien o harían el más espantoso ridículo. Mi mayor miedo era un resultado corto y que el Racing marcase, de forma que el resultado fuese de doble filo, y tener que resolver en Santander. Soy de los que creo que la copa puede resultar una distracción para el equipo, o peor, un espejismo.  Pero a nadie le amarga un dulce, y es posible que pueda resultar como una especie de revulsivo para la liga y todo empiece a ir mejor. No se me quita de la cabeza el descenso y recordar que nuestra posición entonces no era mucho mejor que ahora y que llegamos a la final de la copa. Me acojonaré si ganamos al Madrid en el Bernabéu.

Me gustó el equipo. Jugaron sin florituras, pasándose el balón sin cometer los errores de otros partidos, muy juntos, apoyándose, concentrados. Les metimos cuatro y pudieron ser más, a pesar del penalty que no era. Ni en mis mejores sueños. Estamos en la final … que sí joder. Ni el Atleti puede perder esta ventaja. No sé si la ganaremos, pero lo que sí sé es que la voy a disfrutar, sin quitarle el ojo a la liga que es lo que más nos interesa.

Ya solo queda que pongan esas ganas en la liga. Si jugasen así, con esa intensidad todos los partidos, no estaríamos donde estamos. Creo que es demencial el hecho de ir a ver a tu equipo y no saber con lo que te vas a encontrar. Puede que a algunos les guste el hecho de que el Atleti sea un equipo irregular, pero es contra lo que hay que luchar. Ese determinismo histórico de que el Atleti es el equipo sorpresa, el que nunca sabes que cara va a dar, el que puede hacer lo mejor y lo peor, es nuestra losa, nuestro lastre.





MERCENARIOS

25 01 2010

Este es un post que publiqué hace un tiempo, pero creo que vale para la situación que se vive actualmente, y sobre todo porque Quique se enfadó porque se llamaba mercenarios a los jugadores. No tiene nada de malo ser un mercenario mientras cumplas con tu deber y des lo que tienes por los colores que defiendes, ahora, sí lo tiene el que vengan a pasear el palmito por los campos de España y no cumplan con su deber.

La forma en que terminan muchos partidos en el Calderón y en otros campos de España, llamando mercenarios a los jugadores, tiene su explicación. Todo esto viene derivado de la locura del mercado global futbolístico, de la pérdida de identificación del espectador con los jugadores del equipo (en los que no suele haber jugadores de la casa) y la observancia de que por parte de las directivas se trata al club y a los aficionados como pura mercancía, como si fuese una empresa. La compra impulsiva de jugadores extranjeros, cuanto más caros se supone que son mejores, característico de una sociedad de nuevos ricos, ha llevado a la creación de equipos de diseño de los que pocos clubes de España se salvan (como ejemplo supremo tenemos al Real Madrid). La consecuencia de esta política desenfrenada de fichajes es que si los resultados no son positivos se prescinde del entrenador y se busca otro que intentará elaborar un equipo a medida de su esquema y por lo tanto no le valdrán la mitad de los jugadores. Comienza la carrera por fichar a los preferidos del nuevo entrenador y la venta de los que ya no valen para posibilitar que el esquema de juego del nuevo entrenador-gurú funcione. Claro, para todos estos cazatalentos la cantera del club no vale un pimiento, salvo excepciones, y es mejor fichar algún …inho que un …ez, sobre todo por cuestiones mediáticas, hay que pensar en vender camisetas. Por ello, consciente e inconscientemente la afición se aleja de los jugadores a los que ve como nuevos ricos que sólo van a su equipo a por la pasta y lo utilizan de trampolín para ir a otros equipos más grandes donde ganar más dinero y participar en competiciones europeas para que sus hijos o amiguetes les vean por la tele y pasar a la posteridad. La distancia entre el césped y la grada es cada vez mayor, aunque siempre ha sido grande, y a la mínima en que los resultados no responden la afición critica al equipo. No sé si será bueno o malo pero creo que los aficionados tienen todo el derecho a criticar proyectos que son criticables desde agosto, o desde años atrás y, como siempre la bronca se la llevan los jugadores y el presidente (con razón), saliendo indemnes directivos, managers, etc. Los seguidores vemos como una panda de incompetentes, sinverguenzas  y oportunistas utilizan el club para sus propios fines sin que se pueda hacer nada al respecto. Por desgracia la solución pasa por la crisis económica y la imposibilidad de muchos equipos para fichar extranjeros por falta de dinero y no de ganas. Por eso creo que este año vamos a ver a más de un canterano en el césped.





BAÑO EN EL MANZANARES

22 01 2010

Vicente Calderón, 21/01/2010, 21:30, vestuario del Celta, Eusebio se dirige a sus jugadores:

– No tenéis mas que presionar a la defensa para desarbolar al Atleti, presionar, presionar, no les dejéis sacar el balón jugado. Presionar a todos menos a Perea, que sea este el que saque el balón porque volverá a ser nuestro.

Dicho y hecho. No rascamos bola en casi todo el encuentro. Se puede decir que fue un recital del Celta que demostró que tiene equipo para mucho más, claro, cuando quieren, en todos sitios cuecen habas. El resultado podría haber sido escandaloso, pero por esos hazares de la vida seguimos vivos con un empate a uno que aunque es un resultado peligroso se puede superar. Quizá los del Celta sueñen con las ocasiones perdidas en la vuelta, ojalá. Eso significaría que el Atleti ha remontado. He de reconocer que no vi todo el encuentro ya que por razones personales no pude desplazarme al Calderón y lo que pude ver fue por la tele, donde la apreciación de las jugadas y movimientos de los jugadores no es completa. Lo que vi no me gustó nada (del Atleti) y se vuelven a repetir errores anteriores sin explicación. ¿No hay nadie que pueda suplir a Perea?. No me creo que en el filial no tengamos un jugador que lo haga mejor que este tipo (evito llamarlo jugador). Perea tiene una rapidez impresionante para acudir al corte, cuando hace esto lo hace de maravilla. Sin ir más lejos en el anterior partido salvó una ocasión del contrario quitándole el balón cuando se encontraba delante del portero. Pero si quitamos esto, no tiene nada más. Lo demás son defectos. No va bien de cabeza, no sabe tocar el balón con los pies (por eso evito llamarlo futbolista) y cuando pasa el balón hacia delante es para el contrario, siempre. No es que tenga él todas las culpas del empate, pero cuando nos dan un baño de este calibre es cuando se pueden apreciar más sus carencias. El resto del equipo estuvo también de pena, en ningún momento tuve la sensación de que podíamos marcar sino todo lo contrario. Fuimos incapaces de quitarnos la presión del Celta de encima y el balón no nos duraba nada, rápidamente lo recuperaban los gallegos. Para contrarrestar esta presión tendrían que haberse pasado el balón más rápido y correr más, pero este no era el partido. Desde aquí quiero felicitar al Celta por el partido y por el fútbol tan vibrante que desplegaron. Sólo les faltó meter un par de goles más. Como nota positiva quiero destacar a De Gea. Estuvo fenomenal en varias paradas que iban peligrosamente a puerta. No es por nada, pero a mí me gusta cada vez más. Aunque parecía un buen partido para que se estrenase Tiago no fue así, pero, el portugués estuvo digno y dando notas de calidad y entrega que se agradecen. A ver si va a más. Por lo demás decirle a Quique que tiene que hacer algo con la defensa. No es normal que cuando el balón está atrás el equipo tiemble como lo hace y el contrario se crece ante tanto error y descoordinación. Yo pondría la defensa del filial y a tirar. Seguro que mucho peor no nos puede ir. Con ellos seguro que remontamos la eliminatoria y esta vez en campo contrario. Si es que …  nos va la marcha.